Las Rutas del Guerrillero.

Ruta El Manzano

El Parque ecológico El Manzano se encuentra ubicado en la zona alta de Dulce Nombre de María, camino al municipio de San Fernando en Chalatenango, y a unos 90 kilómetros de San Salvador. 
Son casi nueve kilómetros los que deben subirse por una carretera de tierra desde Dulce Nombre de María hasta llegar a El Manzano, el cual está ubicado específicamente en el Cantón El Ocotal del municipio. En ese camino de ascenso se puede disfrutar de excelentes vistas y paisajes hacia la zona baja del departamento de Chalatenango. Unos metros antes de llegar al lugar, encontrará un letrero que lo identifica y también observará a la derecha de la carretera una ala, la cual pertenece a un helicoptero que fue derribado en los años 80s cuando era la guerra civil.  Más abajo a la derecha está el desvío, es una pequeña calle la cual conduce al centro de un caserío en el cual se encuentra la parte principal del Parque ecológico El Manzano. Ahí hay un portón en el cual se puede ingresar, también hay una cancha, una pequeña tienda y un museo conocido como “Héroes de Chalate”, en el cual se pueden encontrar documentos, fotos y equipos usados durante la guerra. De hecho en unos árboles del parque, generalmente pinos, se puede encontrar la cola de un helicóptero derribado también durante la guerra. El Parque ecológico El Manzano tiene una extensión de 150 manzanas en las cuales se pueden encontrar muchos árboles de pino y cipreses, manzana rosa, robles y café. Está ubicado a una altura de 1,400 metros sobre el nivel del mar, lo que le convierten en un lugar donde en ocasiones hay mucho viento y un clima frío o fresco.  El parque es en realidad una comunidad de campesinos que pueden dar testimonio viviente de lo que fue la guerra en la zona; dichas familias se unieron para formar este proyecto ecológico y explotar el potencial turístico de la zona. Si desea pasar la noche en El Manzano, puede solicitar cabañas o tiendas de campaña para acampar y vivir una experiencia inolvidable. Las cabañas dentro del parque se han nombrado como: Un sueño en la vida, La posada que el viento se llevó, Los Peñones y Los Izotes. El restaurante es conocido como Restaurante El Manzano y el parque como Parque los Pajaritos. En El Manzano puede sentirse muy cerca de la naturaleza, dentro de él se pueden encontrar unas 127 especies de pájaros, 67 especies de orquídeas y más de 120 plantas con propiedades medicinales. Lo llevaremos a descubrir este maravilloso lugar y recorrer los senderos, entre los cuales se pueden encontrar un vivero de orquídeas, unas cinco pozas y quebradas en las que podrá darse un chapuzón. También puede visitar los cerros La Tortilla, El Candelero y El Aserradero.

Si nos quieres acompañar, contáctanos!!!!

Ruta La Montañona.

La Montañona se encuentra a unos 100 kilómetros de San Salvador, llegando por la carretera a Chalatenango y tomando el desvío El Limón, pasando por los municipios de Concepción Quezaltepeque, Comalapa y La Laguna en dirección a El Camolote o La Cuchilla. Son 19 kilómetros los que se recorren en este trayecto. 
La Montañona es un macizo forestal y también un área natural protegida que se ubica a unos unos 1,700 metros de alturas obre el nivel del mar. Posee una extensión de al menos 2,700 manzanas repartidas entre los municipios de Las Vueltas, La Laguna, Comalapa, Concepción Quezaltepeque, Chalatenango, El Carrizal y Ojos de Agua, en el departamento de Chalatenango. Importancia La Montañona es considerada como la mayor reserva ecológica del departamento de Chalatenango y una de las más importantes de El Salvador; por lo que su utilidad ecológica es mucha. En su territorio habitan unas 189 especies de animales y 133 especies de aves; la vegetación está compuesta por árboles de pino, encino, roble y liquidámbar entre otros. También destaca su importancia en recursos hídricos, ya que en este lugar nacen los ríos Tamulasco, Azambio y Motochico, los cuales sirven para abastecer de agua potable a gran parte de la zona baja y beneficiar de esa manera a más de 100,000 personas. Historia Este territorio también tiene un pasado histórico, ya que durante la guerra civil que vivió El Salvador durante los años 80s sirvió como refugio para los miembros de la guerrilla. Aquí funcionó durante un tiempo la radio Farabundo Martí, la cual era una radio móvil que tenía la guerrilla. Cuentan que para que la Fuerza Armada no les descubrieran la radio, escondían la antena en dentro de las cortezas de los árboles de pino. También se encuentran algunos tatús (cuevas pequeñas o refugios subterráneos) que durante el conflicto servían para esconderse o para curar a los enfermos o heridos en la guerra. Algunos de ellos tienen un metro de ancho y se encuentran señales para conerlos. Actualmente los habitantes de este lugar completan su sustento cultivando hortalizas y criando gallinas. Turismo Precisamente este aspecto es el que se busca explotar en nuestros tiempos y La Montañona se promueve como un destino turístico del departamento de Chalatenango. Muchos turistas llegan al lugar buscando conocer el pasado histórico y cómo vivían sus habitantes en la época de la guerra. Existen asociaciones como por ejemplo el Comité de Repobladores y Beneficiarios de La Montañona, llamado CORBELAM, que se encargan de velar por que esta zona se conserve y se evite la deforestación y los incendios. Esta asociación está compuesta por  unos 155 ex guerrilleros y habitantes del lugar que tienen el propósito de “rescatar la memoria colectiva”. Qué hacer En La Montañona existen impresionantes miradores desde los cuales se puede contemplar parte de la zona baja del departamento. También puede contemplar la naturaleza realizando caminatas por medio de los senderos construídos con el paso del tiempo. Incluso si lo desea puede acampar en esta zona. Existen operadores turísticos locales como La Ruta del Guerrillero que ofrecen tours a la zona para grupos de personas que deseen visitar este lugar.

 

Si nos quieres acompañar, contáctanos!!!!

Ruta San Jose Las Flores.

El  municipio de San José Las Flores (comúnmente conocido como “Las Flores”) está limitado al norte por Las Vueltas, Nueva Trinidad y Ojos de Agua; al noreste y este por Nueva Trinidad, al sureste y sur por San Isidro Labrador, al suroeste y oeste por Chalatenango y al noroeste por Las Vueltas; los ríos que recorren este municipio son conocidos como: Sumpul, Yurique, La Hondura, Guancora, San Esteban y Guancorita; sus accidentes geográficos son los cerros: El Pino, El Gavilán, El Zacate, La Coyotera, Los Hornos, La Coleray Pitahoya; cuenta con una población de 1,450 habitantes, su clima es cálido. Para su administración el municipio está dividido en seis cantones: Hacienda, Hacienda Vieja, Lagunita, Las Limas, Llano Verde y Aldea Vieja. Sus principales cultivos son granos básicos, pastos y frutas cítricas. Hay crianza de ganado y porcino. Existen yacimientos de arcilla. Este municipio fue duramente golpeado por la guerra y su población emigró casi en su totalidad para ciudades vecinas, al finalizar la guerra la población regresó para repoblar este lugar. El casco urbano es mediano, cuenta con los servicios básicos: agua, luz, teléfono, un juzgado de paz, internet, aguas negras, puesto de policía, correos.  Hay una unidad de salud que brinda atención primaria en salud y coordina proyectos con el programa de Plan El Salvador que trabaja en la comunidad, hay inspector de saneamiento y visita a la comunidad tres veces por semana, hay una cooperativa del sector agrícola llamada Los Almendros, la cual reciben asistencia técnica, en el sector no hay fundaciones, existe una directiva comunal, jóvenes que forman las brigadas contra incendios, club de adolescentes de la unidad de salud y jóvenes que conforman la pastoral juvenil, comité de deshechos sólidos o reciclaje. En cuanto al  turismo, en San José Las Flores uno de los lugares más visitados es el río Sumpul, sobre todo en la parte del puente de la calle hacia Arcatao, cerca de ahí también encontrará el turicentro río Sumpul, otro de los lugares turísticos con los que cuenta el municipio ademas de el cerro La Bola llegando a el por senderos a 3 kilometros de distancia desde el casco urbano y con unas panoramicas espetaculares.. Las fiestas de San José Las Flores se celebran el 18 y el 19 de marzo en honor a San José, patrono del lugar.

 

Si nos quieres acompañar, contáctanos!!!!

Ruta Cinquera.

Cinquera es un municipio del departamento de Cabañas, ubicado a 60 kilómetros de San Salvador. Limita al norte con el Embalse del Cerrón Grande, al este por Jutiapa y Tejutepeque, al sur con Cuscatlán, específicamente con el municipio de Tenancingo, y también al oeste con Suchitoto.

En el siglo dieciocho solía ser una hacienda llamada San Nicolás, la cual pertenecía a la familia Rivera. Un informe municipal del 15 de diciembre de 1859 relata que cuando se repartió la herencia el terreno se dividió en tres partes que desde entonces recibieron el nombre de Escopeta, Cutumayo y Cinquera. Sobre el nombre de la tercera propiedad, lo pobladores cuentan una interesante historia.

Se sabe que hubo una mujer que venía con frecuencia desde San Salvador entre los meses de marzo y octubre, justo en el  tiempo la temporada del añil. Ella llegaba a vender cortes de tela y quiso establecer en el mercado el cinco de cacao, moneda que se utilizaba la capital, y ante la insistencia de aquella citadina, los lugareños comenzaron a llamar a su casa de hospedaje como “la casa de la cinquera”. 

En el casco urbano del pueblo desataca el antiguo y significativo edificio de la iglesia parroquial, de la que solo se conservan la fachada y la torre del campanario. En el resto de la construcción, los residentes han erigido nuevas paredes y colocado en la parte frontal y el parque vestigios de la guerra civil salvadoreña que marcó fuertemente la zona. Entre esos elementos se encuentran bombas, fusiles y la cola de un helicóptero UH – 1H con la leyenda “Unidad 273 de la Fuerza Aéreas Salvadoreña”. Sobre esta pieza se cuenta la historia de que fue derribado por fuego de fusilería por la columna guerrillera en el Cantón San José El Tule, en 1991. 

El principal encanto de la zona está en su área de bosque que ofrece a los visitantes caminatas de hasta dos horas. El recorrido está guiado por senderos naturales que llevan a miradores con espectaculares vitas del embalse de Suchitlán.  Además, conocerás los restos de un obraje donde se procesaba el añil a finales del siglo diecinueve.

Otro de los atractivos de esta travesía son los tatús o excavaciones subterráneas que servían para resguardarse bajo tierra durante los bombardeos y ataques en la guerra civil salvadoreña, así como las cocinas vietnamitas que también se ocuparon en la época.

 Al finalizar el camino podrás darte un refrescante baño en los riachuelos con pozas y cascadas de agua cristalina.

 

Si nos quieres acompañar, contáctanos!!!!